Manuel Simoes

Tiene 72 años, es jubilado rural y vive en Rin­cón del Cerro.

¿Realiza alguna actividad en este momento?

Colaboro en la quinta de mi hijo.

¿Cómo se enteró de los primeros casos de Covid 19, en dónde se encontraba?

Por TV en mi casa.

¿Tenía conocimiento de la Pandemia a ni­vel mundial?

Si.

¿Qué actividades realiza en estos momen­tos de distanciamiento social?

Lo mismo que antes de la Pandemia pero ha­ciendo cuarentena.

¿Realiza alguna actividad social?

Solo por medios electrónico.

¿Qué es lo que más extraña?

Estar con mi familia y amigos.

¿Se siente sólo?

No.

¿Tiene miedo?

No.

¿Qué piensa de la información que se ma­neja desde los medio oficiales y periodísti­cos respecto al Covid 19?

Medios Oficiales muy buenos. Algunos del pe­riodismo muy reiterativos y extensos.

¿Y de las desde las redes sociales?

Trato de seguir los medios confiables.

¿Qué hará cuando todo esto pase?

Volver a mi vida social.

Una reflexión que le deje esta pandemia…

Tener siempre presente que todos somos iguales. Valorar todo lo que se está haciendo por nuestros ciudadanos y los extranjeros, sumando en muy grande GRACIAS a aquellos que pusie­ron y siguen poniendo todo para salir de esta Pandemia lo mejor posible.

Adriana Echevarría

Tiene 56 años, es empleada doméstica y vive en Tres Ombúes

¿Actualmente trabaja?

En estos momentos me encuentro en el segu­ro de paro ante la emergencia sanitaria.

¿Cómo se enteró de los primeros casos de Covid 19, en dónde se encontraba?

Me encontraba en mi casa, me enteré por el informativo y posteriormente por las redes socia­les.

¿Tenía conocimiento de la Pandemia a ni­vel mundial?

Si tenía conocimiento, quizás lo nunca ima­giné que fuera a llegar al país y que tuviera el impacto sanitario, social, económico y la rapidez con la que se dispersa.

¿Qué actividades realiza en estos momen­tos de distanciamiento social?

En estos momentos de aislamiento me en­cuentro en mi casa, realizando diversas tareas domésticas e informándome día a día sobre la situación.

¿Realiza alguna actividad social?

Desde mi casa estoy colaborando con ollas populares de la zona, pelando verduras, donando alimentos y leña.

¿Qué es lo que más extraña?

Lo que más extraño es la distancia social con algunos de mis hijos, nietos y poder realizar acti­vidades tan normales como ir a trabajar, al super­mercado, de compras, etc.

 

 

 

 


¿Tiene miedo?
No sé si miedo, quizás incertidumbre porqueal ser un virus desconocido, su rápida propaga­ción y además por la cantidad de síntomas que presenta, confunde. Estamos aumentando los cuidados y tomando las precauciones correspon­dientes.

¿Qué piensa de la información que se ma­neja desde los medio oficiales y periodísti­cos respecto al Covid 19?

La información que dan los medios la tomo con mucho respeto, pero siento que no se mues­tra toda la realidad, porque la cifra que dan de recuperados no concuerda con los períodos que se manejan públicamente, además de las cons­tantes contradicciones.

¿Y de las desde las redes sociales?

Considero que toda información que circula en redes sociales hay que tomarla, “con pinzas” ya que a veces desinforman, por este motivo trato de siempre recurrir a fuentes confiables.

¿Qué hará cuando todo esto pase?

Cuando todo esto pase haré una gran reunión familiar y con aquellas personas que están en es­tos momentos difíciles junto a nosotros.

¿Cómo piensa que marcará su vida esta Pandemia?

Pienso que esta pandemia va a cambiar nues­tras vidas de ahora en adelante ya que seremos más cuidadosos con todo lo relacionado a la hi­giene, el distanciamiento social y nuestra salud

Una reflexión que le deje esta pandemia…

Luego de tanta angustia e incertidumbre vivida, seguramente esto va a reforzar tanto lazos fami­liares como amistades, vamos a valorar cosas que quizás antes no valorábamos. Seremos mejores personas y comprenderemos que lo material no es más importante que nuestra salud, nuestros afec­tos y podremos ser más empáticos con el otro.

María del

Carmen Santos

Tiene 66 años, es jubilada y vive en Paso Molino.

¿Cómo se enteró de los primeros casos de Covid 19, en dónde se encontraba?

En mi casa.

¿Tenía conocimiento de la Pandemia a ni­vel mundial?

Sí.

¿Qué actividades realiza en estos momen­tos de distanciamiento social?

Taichi.

¿Realiza alguna actividad social?

No.

¿Qué es lo que más extraña?

La libertad de salir.

¿Se siente sólo?

No.

¿Tiene miedo?

No.

¿Qué piensa de la información que se ma­neja desde los medios oficiales y periodísti­cos respecto al Covid 19?

No dan información clara y precisa. Hay di­ferencias de opiniones entre los que están en el gobierno. Se genera mucho temor desde los medios. Le dedican demasiadas horas al mismo tema. No hay coherencia

¿Y desde las redes sociales?

Hay mucha variedad y hay que saber selec­cionar. Es peligroso si no se tiene claro el tema.

¿Qué hará cuando todo ésto pase?

Disfrutar del encuentro familiar, amistades, y abrazar y besar a las personas que quiero. Salir a la naturaleza

Una reflexión que le deje esta pandemia…

Respetar la Naturaleza ¡Ser consciente que todo se puede perder en un instante!. Respetar todos los seres vivos, animales, plantas… El pla­neta Tierra es nuestro hogar y si no lo cuidamos seremos seriamente perjudicados. Tener empa­tía. ¡Si no se aprende la lección estamos conde­nados a repetirla!

Mariana Barreiro

Tienen 35 años, vive en el barrio Cabaña Ana­ya y es desocupada.

¿Actualmente está trabajando?

En este momento estoy desempleada debido a que tengo enfermedades autoinmunes causa­das por estrés laboral. Tengo fibromialgia, derma­tomiositis y fatiga crónica. ¡Hay que cuidarse del estrés!

¿Cómo se enteró de los primeros casos de Covid 19, en dónde se encontraba?

Cuando me enteré del covid-19 estaba en mi casa.

¿Tenía conocimiento de la Pandemia a ni­vel mundial?

Tuve conocimiento de la pandemia y lo que se venía porque soy militante del Frente Amplio y mi pareja trabaja directamente allí, por eso es­tuve informada de todo desde un principio desde el caso 0.

En el momento de aislamiento lo hice al pie de la letra como nos dijo una compañera que trabaja en la española; ellos están con un médico que vino de China a enseñar cómo se hacen los pro­cedimientos médicos para el covid-19, por eso es que me enteré de todo más rápido.

¿Qué actividades realiza en estos momen­tos de distanciamiento social?

Estoy haciendo tareas sociales como ayudar en la olla popular Cabaña Anaya y también ayu­dar a los vecinos a facilitar los trámites que nece­sitan porque domino internet. Y lo más importante lo hago por el amor de ayudar y que los demás se sientan correspondidos.

¿Qué es lo que más extraña?

Extrañar... como extrañar la militancia y mis compañeros. También extraño mi vida normal, pero eso se debe a mi organismo por las enfer­medades autoinmunes que me limitan mucho. En este momento solo puedo hacer cosas que me hacen bien para el alma. Extraño también poder trabajar.

¿Se siente sola?

Sola no me siento, todo lo contrario apoyada por los médicos de Casmu, mi familia, mi pareja,

 

la familia de él, los vecinos que no conocía y son hermosas personas que nos rodean.

¿Siente miedo?

No tengo miedo...sabes ¿por qué? Porque cuando es el momento de uno lo es y ya está determinado, en el destino.

¿Qué hará cuando todo esto pase?

Cuando esto termine lo primero que hago es abrazar a todo el mundo.

La pandemia lo que hizo en mí, fue verme más humana, preocuparme todo el tiempo porque las personas tengan todo para cocinar, para darle de comer a sus hijos.

Una reflexión que le deje esta pandemia…

Ver las cosas diferentes. Pensar de otra ma­nera, reconocer a todos los vecinos que me ro­dean y sus realidades. La verdad que agradezco a pesar de que es una situación totalmente de­plorable, me permita poder ayudar a otros seres humanos y conocer distintas realidades, sean buenas o malas.

Diego Rodríguez

Diego Rodríguez, es un joven empresario que junto a su esposa Georgina, instalaron Óptica Paso de la Arena hace once años y la que con gran esfuerzo se ha ido expandiendo con otras sucursales.

Rápidamente se relacionaron con la zona, no sólo del punto de vista comercial, sino compro­metiéndose y apoyando distintas organizaciones y eventos que se realizan, insertándose aún más, con la comunidad.

Hoy en momentos de Pandemia su realidad ha cambiado como la de casi todos los urugua­yos. Para conocer cómo se vive en lo que se ha dado en llamar “la nueva normalidad” desde ese lado del mostrador y cómo afecta a los comer­ciantes el aislamiento social, LA PRENSA DE LA ZONA OESTE, habló con Diego.

Estuvieron cerrados unos días. ¿Cuándo toma esa medida y por cuánto tiempo?

Tomamos la decisión de cerrar el 19 de marzo y volvimos a abrir el 15 de abril.

Hubo que volver a abrir… ¿Cómo se está trabajando?

Cuando decidimos volver a abrir, lo hicimos con la modalidad de medio horario, en nuestro caso de 10 a 14hs.

¿Cuánto han bajado las consultas y las ventas?

Mucho, como se sabe los oftalmólogos no están haciendo consultas y por ende no hay re­cetas. A ésto le sumamos que hay mucha gente en el seguro de paro y otra tanta que quedó sin trabajo. Y obviamente ésto afecta directamente en las ventas.

¿Se realizan sólo ventas presenciales o por otra vía?

En nuestro rubro las ventas virtuales son bastante complejas. Es imprescindible el mano a mano, tanto para asesorar como para que el cliente pueda probar y elegir los armazones.

En este ramo es muy complicado el tema seguridad sanitaria. ¿Cómo se comportan al respecto los clientes?

Estamos muy contentos con este tema, la gente espera afuera si al llegar encuentra otra persona adentro del local y la inmensa mayoría entra con tapa boca. De nuestra parte, el com­promiso es pleno, tomamos todas las medidas necesarias, las cuales consisten en desinfestar escritorio, sillas y armazones probadas entre un cliente y otro.

¿En lo personal en qué le ha cambiado este aislamiento social?

Decir que algo cambió en lo personal es mu­cho. Pienso que ésto está sirviendo para valorar cosas cotidianas, que muchas veces con el vérti­go del día a día las dejamos pasar por alto.

¿Realiza alguna actividad extra?

Ninguna en particular, si trato de aprovechar este tiempo extra en hacer cosas como cocinar, de no tener que andar corriendo, la siesta. Esas pequeñas cosas que son muy disfrutables.

¿Qué es lo que más extraña por este dis­tanciamiento social?

Compartir momentos con la familia y amigos, muero por un asado con mi gente. Saludar con un beso y abrazo.

Respecto al Covid 19 ¿Se mantiene infor­mado? ¿Por qué medio?

Permanentemente, rara vez me pierdo el in­formativo y también escucho bastante radio y por supuesto leo LA PRENSA DE LA ZONA OESTE.

¿Interactúa por redes sociales?

Tengo Facebook, Twitter e Instagram. Las uso a diario más para leer que para opinar, lo que sí uso mucho para interactuar con familia, amigos y clientes, es WhatsApp.

¿Qué cosa que realizó hasta ahora, piensa hará diferente cuando todo ésto pase?

Tratar de generar más momentos para poder compartir con los seres queridos.

¿Cómo piensa que marcará su vida esta Pandemia?

Lo dinámico que puede llegar a ser la vida, como todo puede cambiar tanto y en tan poco tiempo.

Un proyecto a futuro…

Si, el más importante de mi vida. En un par de meses vamos a ser padres con Georgina y el 100% de nuestras energías están puestas ahí.

Una reflexión que le deje esta pandemia…

Creo que después de esta experiencia hay que tratar de valorar los pequeños detalles que pasamos por alto en el día a día. No sólo como dije antes, que eran muy importante las reunio­nes con familiares y amigos, sino apreciar algo tan simple como la libertad de poder salir a pa­sear, caminar o algo tan rutinario como ir a hacer las compras al almacén del barrio.