En diálogo con LA PRENSA DE LA ZONA OESTE, el presidente de los tricolores de Paso de la Arena, Ruben Suárez informó que se encuentran abocados a reflotar el Club.

Dijo que se está a la espera de que la Asocia­ción Uruguaya de Fútbol destine recurso para el financiamiento, de las obras en el Parque Bossio. El compromiso fue realizado a tres instituciones, (El Tanque Sisley, Sud América y Huracán F.C.) por la AUF antes de la Pandemia, para el acondi­cionamiento de sus respectivos campos de juego.

Las obras previstas para el Bossio, consisten en nuevos vestuarios, cerco perimetral, acondi­cionamiento de la cancha y tribunas.

La comisión directiva también realizará ges­tiones ante el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para ver si se puede arreglar el techo del gimnasio que fue fuertemente dañado por los temporales del pasado año.

La institución está abierta a todos quienes de­seen acompañar y dar una mano en este proce­so de recuperación, no es fácil, pero “el Hurra” lo merece y necesita a todos. Acérquese.

Se entregan más de 200 viandas

por día los sábados y domingos


El Club Huracán de Paso de la Arena es una de las instituciones que continúa brindando el servicio de olla popular a un gran número de per­sonas que los días sábados y domingos al medio­día, concurren a buscar su vianda.

El número supera ampliamente las doscien­tas viandas por jornada y los concurrentes no son sólo de la zona, también llegan personas de Nuevo París, y Villa Teresa. Hay ollas que están cerrando por falta de recursos y eso hace que la gente rote a otros barrios.

Una de las cosas a destacar, es la gente que venía a la olla y hoy viene a colaborar.

Un lindo grupo de unos veinte jóvenes ( en su mayoría de Murga La Vikinga) acompaña esta loable tarea que realizan directivos de Huracán y que requiere de la solidaridad de todos, ya sea desde quienes cocinan, entregan alimentos, a los imprescindibles comercios, empresas, y perso­nas anónimas, que realizan las donaciones y que hacen posible la continuidad de este vital servicio.

También quienes concurren a la olla reciben ropa y libros que previamente fueron donados a la institución.